Blue Flower

El centro comenzó a funcionar, impartiendo Formación Profesional, en Enero de 1.970, con 13 profesores y 60 alumnos pertenecientes a las ramas de Metal y Electricidad. (Cuenta “Maru”, nuestra veterana administrativa ya jubilada, que las primeras matriculaciones de estos alumnos se hicieron en los locales del “antiguo sindicato vertical”).

El Centro comenzó impartiendo Formación Profesional de Metal y Electricidad y, luego, se fueron implantando F. P. Administrativa, Delineación, Electrónica y Energía Solar (al crearse posteriormente el IES Tierno Galván, en 1986, estas dos últimas ramas se trasladan a este otro centro con objeto de diversificar de forma homogénea las ofertas de Formación Profesional en la localidad). Actualmente, nuestra oferta educativa abarca Ciclos Formativos de Grado Medio y Superior, Educación Secundaria Obligatoria, Programas de Garantía Social y Bachilleratos.


En un principio, los estudios de Formación Profesional se denominaban Oficialía Industrial en su primera fase y constaban de tres cursos y, posteriormente, se podría cursar la Maestría Industrial con dos cursos más. Luego, en el curso 74/75, estas enseñanzas cambiaron su nombre por el de Formación Profesional de Primer Grado y de Segundo Grado (FP1 y FP2) de dos y tres cursos respectivamente, hasta que con la llegada de la Reforma de la LOGSE, adelantada ésta en nuestro centro a comienzos de la década de los 90, la formación profesional empezó a impartirse como Módulos Experimentales de FP para luego consolidarse como los actuales Ciclos Formativos.
Nuestro Instituto, con una plantilla bastante estable, cuenta con un profesorado que ha sido testigo y protagonista de todos estos cambios, algunos de ellos, lo han sido como alumnos y, más tarde han podido volver a él, ahora como profesores. Tales son los casos de Benjamín Fernández Gómez (profesor del Dep. de Electricidad), Esmeralda Rodríguez Hoys, Francisca Moya Álvaro y Francisco Burgos Becerra (pertenecientes al Departamento de Administrativo).


Desde su creación, nuestro centro ha pasado por distintos procesos de remodelación para adaptarse a los cambios educativos que iban surgiendo. A los pocos años de estar funcionando falló la cimentación en el ala del edificio que comprende las actuales aulas de mini-máquinas herramientas de metal y el actual Laboratorio de Biología-Geología. Se arregló inyectando pilotes cilíndricos cruzados en diagonal bajo la primera cimentación. -“Fue todo un espectáculo observar durante ese curso las máquinas trabajando”, nos comenta el catedrático de Dibujo Juan Miguel Guerrero, que, ya por aquellos años, impartía clase en nuestro centro. La primera ampliación se produjo con la transformación del centro en C. Nacional de F.P., y después tendría que adaptarse para impartir las ramas de Delineación y de Energía Solar.


En el 86, se realiza otra gran reforma: el Bar se construye en la actual Sala de Profesores, estando ésta ubicada en la actual Biblioteca. En el 90, el Bar desaparece y se convierte en Sala de Profesores .
En el 94, se construyen los Laboratorios de Física, Química, Idiomas, etc... y desaparecen las aulas de Delineación con la extinción de esta rama en nuestro centro.
Por último, en el curso 01 / 02 se comienzan las obras de ampliación y remodelación que dotarán al centro de todo lo necesario para que la calidad humana de los miembros de esta comunidad educativa esté apoyada por una adecuada dotación de medios materiales.


Nuestro Centro ha recibido distintos nombres antes de su actual denominación: Escuela de Aprendizaje Industrial, Centro Nacional de Formación Profesional de 1° y 2° Grado, Instituto de Formación Profesional Nº 1 y, finalmente, Instituto de Enseñanza Secundaria.


Alguadaira. Popularmente en sus comienzos los alcalareños la denominaban "La Escuela Industrial". El nombre definitivo del Instituto se eligió mediante concurso público en el centro, con jurado incluido. De entre las propuestas se barajaron nombres como El Polvorón, Huerta La Quemada, que son nombres de lugares cercanos al centro, y el d
e Alguadaira (sin espacio ni guión después de Al, y sin acento en la i, así consta en el libro de actas de claustros donde se aprobó –de todo lo que da fe, el profesor Don Juan Miguel Guerrero, quién obtuvo la satisfacción de ver su propuesta de nombre para el centro aprobada ).